Sobre nosotros

Plataforma dedicada a la difusión de columnas de opinión de expertos en diversos temas, desde la situación económica, política y social del país hasta tecnología, el ámbito empresarial y todo lo que sea de interés general.

Nuestras publicaciones son realizadas por distintos colaboradores y cada uno de los artículos refleja exclusivamente las opiniones de sus autores.

23 de septiembre de 2021

A la sombra del presidente… (2 de 18)

...el problema está en tratar de controlar la economía y las finanzas públicas desde una perspectiva política - electoral como ha sucedido en la 4T...
Vistas: 309
Tiempo de lectura:4 Minutos, 46 Segundos

Considerando los últimos cambios en el gabinete presidencial, creo que lo más apropiado sería dar este segundo espacio a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Esta Secretaría es la encargada de proponer, dirigir y controlar la política financiera, fiscal, de gasto, de ingresos y deuda pública, del país.

Durante la historia de esta Secretaría hemos tenido grandes funcionarios, quién puede no recordar a  José Yves Limantour, Secretario de Hacienda en el gobierno de Porfirio Díaz, quien logró reducir los gastos y servicios de la administración nacional obteniendo un superávit en la gestión hacendaria y una gran estabilidad en el tipo de cambio; el Lic. Luis Montes de Oca, que además de ser Secretario de Hacienda fue el cuarto Director General del Banco de México; el Lic. Antonio Ortiz Mena quien fuera Secretario de Hacienda durante las administraciones de Adolfo López Mateos y la de Gustavo Díaz Ordaz, en el llamado “Desarrollo Estabilizador” que por cierto, el Presidente actual ha evocado mucho, sobre todo considerando que en esa época el crecimiento de la economía mexicana fue del 6.6 % anual con inflación de 2.2 %, la producción agrícola fue sustituida por la industrial generando la expansión del mercado interno, el crecimiento urbano, la consolidación de la infraestructura en las comunicaciones y en el sector energético, así mismo se consideró al peso como una “moneda fuerte” por instituciones como el FMI entre otros grandes logros.

Por otro lado, en épocas más recientes, han ocupado el cargo grandes profesionales de las finanzas públicas como Pedro Aspe Armella, Guillermo Ortiz Martínez, José Ángel Gurría, Francisco Gil Díaz, Agustín Carstens o José Antonio Meade Kuribreña, pero también tenemos algunos cuyas decisiones no han sido las más acertadas y en realidad su paso por la Secretaría dejó mucho que desear como es el caso de José López Portillo o Jesús Silva Herzog Flores.

El despacho de la Secretaría es tan importante, que todo aspirante a la Presidencia de la República lo pone sobre la mesa para hacer referencia a las magnanimidades y glorias que pretende darle al pueblo mexicano una vez que resulte electo y a su vez es el dolor de cabeza de todos los que han pasado por el despacho principal del Palacio Nacional, sin duda alguna el responsable de este despacho requiere no sólo de una sólida formación académica sino de un gran don de comunicación, los temas que le son de su competencia no son nada sencillos de entender pero, es algo que todo mexicano debería de comprender y ahí es donde entra jugar la habilidad del titular para poder darse entender no sólo en foros nacionales sino también internacionales.

En tan sólo escasos siete meses de esta 4T ya hemos tenido dos secretarios de hacienda, el primero de ellos decidió finalmente despertar del sueño planteado por AMLO y el segundo, apenas empieza un camino por más tortuoso diría yo, considerando las grandes ocurrencias que tiene el Presidente de la República. En el caso del doctor Urzúa, un hombre sin dudar preparado académicamente, respetado dentro y fuera del país, un hombre cuya trayectoria profesional y académica han demostrado coherencia en su actuar y su pensar, fue pieza clave para el actual gobierno en el proceso de transición, dando a los mercados una calma pasajera, sin embargo, durante su efímero paso por la Secretaría, el doctor Urzúa, simplemente no apareció, no se le encontraba, no daba declaraciones, en fin, fue una sombra que para nada reflejaba su verdadero conocimiento y fuerza, es decir, fue todo lo contrario a lo que se esperaría de un secretario de hacienda que requiere poner en su agenda diaria, dar a conocer la situación económica del país, situación hasta cierto punto comprensible porque en realidad no había forma de explicar todas las ocurrencias de AMLO.

Así pues llegó el punto de quiebre para el doctor Urzúa y decidió despertar de ese sueño, sacudirse el orgullo profesional y redactó una carta de renuncia más que clara, el actual gobierno está lleno de inexpertos y ocurrentes, palabras fuertes, pero muy necesarias para la llamada 4T, en lo personal debo felicitar sinceramente al doctor por su decisión, como dirían coloquialmente, por dejar de jugar a cumplir caprichos y enderezar jorobados, para él es claro que la forma en la que se está conduciendo al país no es más que una gran equivocación y además completamente insostenible.

Ahora, por otro lado tenemos al recién ungido como Secretario, el maestro Arturo Herrera, un hombre también de gran preparación académica, que ya ha trabajado al igual que el doctor Urzúa con el Presidente y que al parecer rompe un poco el molde de mantenerse en las sombras y no hablar con los medios, situación que se agradece pero, realmente no se le puede augurar mucho futuro y tiempo al frente de la Secretaría y no por falta de conocimiento, sino porque el problema no está en esa oficina, el problema está en tratar de controlar la economía y las finanzas públicas desde una perspectiva política – electoral como ha sucedido en la 4T, ya alguna vez sucedió en épocas de Luis Echeverría y recuerde cómo nos fue, nada bueno puede salir de ese estilo de gobierno, yo esperaría que el nuevo Secretario, logre hacer recapacitar al titular del ejecutivo y logre lo que todos deseamos una economía sólida y estable porque a fin de cuentas, si le va mal a todos nos va mal.

Por favor Secretario, tome el toro por los cuernos y trate de convencer al Presidente de que muchas de las situaciones que está planteando lo único que lograrán es llevar al país al despeñadero, porque como lo he dicho, no hay y no habrá dinero suficiente para soportar las infinitas ocurrencias de la 4T.

A %d blogueros les gusta esto: