Sobre nosotros

Plataforma dedicada a la difusión de columnas de opinión de expertos en diversos temas, desde la situación económica, política y social del país hasta tecnología, el ámbito empresarial y todo lo que sea de interés general.

Nuestras publicaciones son realizadas por distintos colaboradores y cada uno de los artículos refleja exclusivamente las opiniones de sus autores.

23 de septiembre de 2021

El futuro de la competitividad de México

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, que genera su propio reporte con esta temática cada año, la competitividad se puede definir como: “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”...
Vistas: 587
Tiempo de lectura:3 Minutos, 8 Segundos
ESCUCHAR EL AUDIO
Eugenio Gómez Alatorre

Recientemente se dio a conocer el ranking de competitividad del Centro de Competitividad Mundial del IMD, la prestigiosa escuela de negocios suiza. La atención se concentró en el hecho de que México cayó dos posiciones para ocupar la 55 entre 64 países evaluados. Con esto, México toca un mínimo desde que fue incluido en esta clasificación. Las nuevas tecnologías están cambiando los factores más importantes para la competitividad en el futuro y, desgraciadamente, México no está bien preparado en estos factores que cada vez serán más relevantes.

Primero habrá que destacar la importancia de la competitividad. De acuerdo con el Foro Económico Mundial, que genera su propio reporte con esta temática cada año, la competitividad se puede definir cómo: “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”. En este sentido es importante destacar que la productividad será el principal determinante de la prosperidad de un país en el largo plazo. Esta misma institución afirma que “una economía más competitiva es una que es probable que crezca más rápidamente”.

El Foro Económico Mundial no publicó un ranking en 2020 debido a las condiciones especiales que supuso la pandemia internacional, pero su reporte de ese año es particularmente interesante porque muestra los elementos que se necesitan para una transformación económica que logre una prosperidad sostenible e inclusiva en el futuro.

De esta forma, el Foro Económico Mundial ha definido 11 prioridades para la transformación económica. Aquí destacaremos dos que son particularmente importantes para aprovechar el uso de la tecnología y crear lo que la mencionada institución llama los “mercados del mañana”. Estos mercados son nichos emergentes con el potencial de trasformar economías aprovechando las ventajas de las nuevas tecnologías y las nuevas normas para generar valor económico. Ejemplos de estos mercados son la educación tecnológica, los servicios para generar nuevas habilidades (reskilling) y el mercado de datos.

Una de las prioridades para la transformación, de acuerdo con el Foro Económico Mundial, es “mejorar la infraestructura para acelerar la transición energética y ampliar el acceso a la electricidad y a las tecnologías de información y la comunicación (TIC)”. Desgraciadamente, México parece ir en la dirección opuesta porque se han dejado de lado las energías limpias y la inversión energética de la actual administración federal se ha puesto en una nueva refinería.

Otra prioridad es la de “mejorar el currículo educativo y expandir la inversión en las habilidades necesarias para los trabajos y los mercados del mañana”. La información para evaluar esta y otras prioridades es escasa; sin embargo, con base en la información disponible, el Foro Económico Mundial considera que México es uno de los países peor preparados en este sentido.

De hecho, el Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial evalúa a 37 países en estas 11 prioridades para la transformación económica y México se encuentra entre el 10% de los países peor preparados para esta transformación. Esto es consistente con el Ranking de Competitividad Digital Mundial de 2020 del IMD en el que México ocupa el lugar 54 de 63 países con un bajo resultado en cada uno de los tres subíndices del ranking que son conocimiento, tecnología y preparación para el futuro.

Es preocupante saber que México tiene una baja competitividad a nivel internacional. Tal vez sea más preocupante saber que tampoco se está preparando para elevar su competitividad de cara al futuro. Los elementos que serán más importantes en los próximos años se refieren a temas como el mejor uso de la tecnología, el cuidado del medio ambiente, el desarrollo inclusivo y el cuidado de personas vulnerables. Tanto el Foro Económico Mundial como el IMD muestran que México tiene mucho por avanzar para ponerse al día en estos aspectos.

A %d blogueros les gusta esto: