Sobre nosotros

Plataforma dedicada a la difusión de columnas de opinión de expertos en diversos temas, desde la situación económica, política y social del país hasta tecnología, el ámbito empresarial y todo lo que sea de interés general.

Nuestras publicaciones son realizadas por distintos colaboradores y cada uno de los artículos refleja exclusivamente las opiniones de sus autores.

23 de septiembre de 2021

La pérdida de talento en el gobierno federal

El Presidente ha atacado constantemente a los servidores públicos desde el inicio de su mandato, me temo que esto tendrá consecuencias muy negativas para el país. López Obrador ha buscado congelar e incluso recortar las remuneraciones de los servidores públicos...
Vistas: 3662
Tiempo de lectura:2 Minutos, 36 Segundos
ESCUCHAR EL AUDIO
Eugenio Gómez Alatorre

El dos de julio pasado se registró un incendio junto a una plataforma de Pemex en la Sonda de Campeche. Las imágenes son impactantes y fueron noticia en todo el mundo. Se nos informa que el origen fue una fuga de gas. No tengo forma de saber si este fue un accidente que difícilmente se pudo haber evitado, si fue consecuencia de falta de inversión y mantenimiento o si fue un error humano. Sin embargo, al ver las imágenes pensé en la posibilidad de esto último y lo vinculé a una preocupación que tengo desde el inicio del presente sexenio.

El Presidente ha atacado constantemente a los servidores públicos desde el inicio de su mandato, me temo que esto tendrá consecuencias muy negativas para el país. López Obrador ha buscado congelar e incluso recortar las remuneraciones de los servidores públicos, quitarles sus aguinaldos y hasta hacerlos trabajar en sábado. Algunas de sus propuestas han prosperado y otras no, pero es innegable que las condiciones de trabajo en el gobierno federal se han deteriorado.

Además, el Presidente ha dejado claro que la capacidad de quienes detentan cargos públicos tampoco le interesa. Por ejemplo, cuando sus candidatos a comisionados de la Comisión Reguladora de Energía fueron rechazados por el Senado, volvió a presentar a los mismos candidatos. Tal vez el ejemplo más claro fue su respuesta a los cuestionamientos acerca de la capacidad de Ángel Carrizales como titular de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente. En esa ocasión, López Obrador mencionó que la honestidad es más importante que la experiencia y agregó que “si hablamos en términos cuantitativos, 90 por ciento honestidad, 10 por ciento experiencia”. Deberíamos exigir ambos, pero al Presidente lo segundo no le importa.

Muchos funcionarios públicos capaces han abandonado sus puestos y se han contratado en otras organizaciones; desafortunadamente, en muchas ocasiones, su lugar lo han tomado personas sin la capacidad requerida o se han perdido esas plazas. Aquéllos que siguen trabajando para el gobierno están haciendo trabajo de más o trabajando con ineptos. Esto es injusto en sí mismo. Pero también traerá consecuencias graves.

Las organizaciones privadas tienen muy clara la importancia del talento que atraen y retienen por lo que invierten mucho en reclutamiento, capacitación y evaluación de sus colaboradores. El sector público ha perdido mucho talento y ya no tiene forma de competir con otras organizaciones por recuperarlo. Insisto, las consecuencias serán muy graves, incluso pueden costar vidas. La tragedia del Metro de la Ciudad de México muestra que los errores se pueden pagar con vidas. Hospitales públicos sin medicinas, sin inversión y con personal mal pagado y con exceso de trabajo representan un auténtico drama.

Un gobierno pequeño en el sentido de que no haga lo que no le corresponde (como suministrar gas LP, por ejemplo) es algo bueno. Sin embargo, una economía fuerte requiere de servidores públicos de primer nivel. La pérdida de talento en el gobierno federal y la sobreexplotación y maltrato del que queda es, a mi parecer, uno de los problemas más graves que enfrentamos, aunque sus costos no sean tan evidentes.

A %d blogueros les gusta esto: