27 de febrero de 2024 3:08 am
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

¿Salir o quedarse en casa? Fanáticos del Super Bowl enfrentan una lucha por el gasto

El Super Bowl LVIII, que se celebra este domingo 11 de febrero, se ha convertido en un fenómeno cultural y deportivo que atrae no solo a los aficionados del fútbol americano sino también a un amplio sector de la población que ve en este evento una oportunidad para reunirse y disfrutar de una amplia gama de entretenimiento. La final entre Kansas City Chiefs y San Francisco 49ers es especialmente anticipada este año, lo que ha llevado a la consultora NIQ a prever que al menos la mitad de los aficionados planee visitar establecimientos de consumo para ver el partido. Este comportamiento de los consumidores, sin duda, impulsa la economía local, especialmente en bares, restaurantes y cafeterías, donde se espera que antes del inicio del evento, el 56% de los fanáticos se congregue.

Sin embargo, este aumento en la demanda también conlleva un incremento en los precios de los alimentos y bebidas, lo que representa un desafío económico para quienes desean participar en las festividades fuera de casa. Según un monitoreo realizado por la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), celebrar el Super Bowl en establecimientos comerciales podría costar hasta un 35% más en comparación con organizar una reunión en el hogar. Este gasto adicional no solo afecta el bolsillo de los consumidores sino que también plantea preguntas sobre las prioridades de gasto en un contexto económico cada vez más desafiante.

Es evidente que el Super Bowl continúa siendo un evento de gran importancia en el calendario deportivo y social, capaz de movilizar grandes sumas de dinero y de fomentar la convivencia entre aficionados y no aficionados por igual. Sin embargo, la creciente comercialización del evento y el impacto económico que tiene en los consumidores invita a una reflexión sobre cómo equilibrar el deseo de participar en estas celebraciones con la necesidad de mantener una gestión financiera responsable.

En última instancia, la decisión de cómo y dónde disfrutar del Super Bowl recae en cada individuo y familia, quienes deben considerar sus circunstancias económicas particulares antes de sumergirse en la euforia del evento. La planificación y el presupuesto consciente se vuelven herramientas esenciales para garantizar que la emoción del Super Bowl no se vea empañada por preocupaciones financieras posteriores al evento.

Con información de El Economista | Nota original

La pérdida del teatro de México

La gente “educada” del medio artístico nos echará la culpa a nosotros, los mortales chilangos, de no estar interesados en la oferta teatral por nuestra falta de cultura artística. Sin embargo, así como en la vida, en el teatro no puede pasar distinto: el cliente siempre tiene la razón…

Leer más »

Más sobre inflación

En términos anuales el precio de la canasta básica alimentaria, en zonas rurales, aumentó 9.4% y en zonas urbanas 8.6%…

Leer más »

30 años de Eslovaquia

Cuando un actor estatal busca la internacionalización, un evento de esta naturaleza puede ser un importante punto de partida para subsecuentes interacciones que alimenten la relación entre dos sociedades…

Leer más »

Más noticias