Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Elecciones y educación ciudadana en México

Avatar de Eduardo Backhoff Escudero

Por Eduardo Backhoff Escudero


Escuchar

La democracia se puede entender como una forma de convivencia social en la que sus miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo con mecanismos justos y transparentes. En sentido estricto, este sistema político es un tipo de organización del Estado donde las decisiones colectivas se toman en cuenta a través de mecanismos de participación directa o indirecta, que otorgan legitimidad a sus representantes. Entre los mecanismos de participación ciudadana, el de mayor importancia es el poder votar para elegir autoridades federales y locales, así como representantes del poder legislativo; aunque también existen otras formas de participación, como la revocatoria de mandato, las consultas populares, los referendos y los plebiscitos.

Para que una democracia pueda funcionar adecuadamente, es indispensable que la comunidad conozca sus derechos, para que los pueda exigir y ejercer a plenitud, lo que empodera y fortalece a los ciudadanos. Por ello, las sociedades más avanzadas –como Dinamarca y otros países nórdicos– invierten en la formación ciudadana desde muy temprana edad; no es el caso de los países en vías de desarrollo, como México, que ponen poca atención a la formación de competencias cívicas en su sistema educativo. Esta afirmación está documentada en los estudios conocidos como ICCS (International Civic and Citizenshipen Study), en los que México participó en un par de ocasiones (2009 y 2016) y cuyo objetivo es conocer las formas en que los distintos gobiernos preparan a sus jóvenes para asumir su papel como ciudadanos. Estos estudios realizados por la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo (IEA) han mostrado que los estudiantes de 2º de secundaria muestran que, en promedio, los estudiantes mexicanos se identifican con los principios fundamentales en los que se basa el civismo y conocen el funcionamiento básico de las instituciones civiles, gubernamentales y políticas del país. Sin embargo, desconocen sus principales instituciones y las prácticas ciudadanas, así como la interconexión de estas instituciones con los procesos políticos. Igualmente, no logran comprender y aplicar los conocimientos para evaluar y justificar las políticas, prácticas y comportamientos cívicos y ciudadanos.

El próximo 2 de junio tendremos las elecciones más grandes de las últimas décadas, donde se elegirán, entre otros cargos a: un presidente de la República, ocho gobernadores, mil 802 alcaldes municipales, mil 98 diputados locales, 500 diputados federales y 128 senadores. En pocas palabras, estamos por elegir el futuro del país, como nunca antes. La disyuntiva general es si queremos continuar con el país que se ha construido en los últimos seis años o queremos cambiar de rumbo. Desgraciadamente, el país tiene poca conciencia cívica, por lo que una gran proporción de ciudadanos no ejercen su voto y dejan en manos de otros la oportunidad de decidir a quienes nos gobernarán y, por tanto, quienes decidirán el futuro del país. De acuerdo con el INEGI (2021) el porcentaje histórico de participación ciudadana en las elecciones presidenciales en lo que va del siglo ha sido de: 64% en 2000, 58.6% en 2006, 63.1% en 2012 y 63.4% en 2018. En números redondos solo ejercen su derecho de voto un poco más de 6 de cada 10 ciudadanos mexicanos. Parte de la razón que explica este comportamiento de la población es su falta de preparación, su desencanto con los partidos políticos y con los políticos que han demostrado, una y otra vez, que solo velan por sus intereses gremiales y personales.

La votación de 2024 presenta una condición inédita que confunde mucho a la ciudadanía: la formación de coaliciones de partidos políticos con principios, valores y propuestas diametralmente opuestas. Así, MORENA se junta con el partido VERDE y el PT, mientras que el PAN, el PRI y el PRD forman una coalición. Por otro lado, MORENA tiene en sus filas a una gran cantidad de políticos que fueron formados en el PRI, el PAN y el PRD, empezando por el propio presidente. En estas condiciones, ya no se trata de votar por un partido o coalición que se fundamente en principios sociales e ideológicos claros; pareciera que el puro pragmatismo se ha impuesto en los políticos mexicanos, con la idea de ganar las elecciones a como dé lugar. En política, los valores no importan, como bien lo expresó el comediante Graucho Marx, en su frase célebre: “Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros.”

Una ciudadanía mal formada, poco interesada en participar en las elecciones y en un contexto altamente polarizado y confuso, solo tiene la posibilidad de votar por la afinidad con sus líderes: Xóchitl AMLO. No serán las propuestas de gobierno las que influyan en el voto, ni siquiera el fracaso de las políticas cuatroteístas en seguridadsalud educación, sino la confianza que se tenga en un alternativa.

Artículo originalmente publicado en https://www.eluniversal.com.mx/

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Mayo mes del deporte

…en el mes de mayo se vieron alegrías, momentos de tension, y tristezas en el mundo del deporte para todos. Ya sea que seas fan de las carreras de automotor o fifas, hubo un poco de todo para los amantes del deporte…

¿Del socialismo al comunismo?

Lo más probable es que tengamos más socialismo, más redistribución gubernamental del ingreso, con expoliados por un lado (a quienes se les cobran impuestos con fines redistributivos), y mantenidos por el otro (los beneficiarios de programas sociales)…

Resultados en Europa

Esta noticia permite continuar con una agenda política muy extensa y completa que cubre diversas áreas cruciales para la UE, como el mercado europeo, el comercio internacional, la regulación…

La semiótica y Orbis pictum

…fue una gran innovación que no hay que dar por sentada: ilustrar sonidos y conceptos con xilografías (una técnica de impresión donde se estampa una imagen tallada en madera) para educar divertidamente es un gran logro…

Hay que prepararse para Trump 2.0

Lo que más preocupa de un nuevo triunfo de Trump, es la orientación que le daría a su gobierno, de acuerdo con sus declaraciones, y que recoge el llamado Project 2025, un documento publicado por…

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *