Sobre nosotros

Plataforma dedicada a la difusión de columnas de opinión de expertos en diversos temas, desde la situación económica, política y social del país hasta tecnología, el ámbito empresarial y todo lo que sea de interés general.

Nuestras publicaciones son realizadas por distintos colaboradores y cada uno de los artículos refleja exclusivamente las opiniones de sus autores.

4 de agosto de 2021
¿Entonces, es malo que este año crezcamos a una tasa pronosticada de entre el 5.5% y el 6%? la respuesta es muy sencilla, no es malo, al contrario, es una cifra muy buena, pero que en estricto sentido no sirve de mucho si no se mezcla con una estrategia que potencialice sus efectos...
Vistas: 3805
Tiempo de lectura:3 Minutos, 27 Segundos
ESCUCHAR EL AUDIO
Eduardo López Chávez

Una vez que el morador de palacio dio su “informe” con motivo de la fecha en que ganó las elecciones en 2018 me surgen dos dudas, primero, ¿qué va a informar en septiembre? Y segundo ¿que sigue ahora?, la respuesta a la primera es sencilla, informará más de lo mismo que de poco o nada sirve, la segunda requiere un poco más de análisis.

Lo que en principio debería seguir es, establecer el marco necesario para que la recuperación económica del país se acelere, si bien ya hemos empezado, el proceso ha sido lento, resultado de la propia dinámica que actualmente tiene el país ¿cuál es esa dinámica?, la falta de impulso a través de políticas públicas y económicas de la base productiva, es decir, no existe un estímulo real para que los dueños del capital decidan invertir en actividades productivas, y por estos me refiero a las micro, pequeñas y medianas empresas en el país, quienes finalmente dan empleo a más del 80% de las personas.

¿Entonces, es malo que este año crezcamos a una tasa pronosticada de entre el 5.5% y el 6%? la respuesta es muy sencilla, no es malo, al contrario, es una cifra muy buena,  pero que en estricto sentido no sirve de mucho si no se mezcla con una estrategia que potencialice sus efectos, permítame explicarme.

En campaña el hijo predilecto de Macuspana prometió tasas de crecimiento del PIB del 4% promedio en su administración, en 2019 la tasa fue del (-)0.01%, para términos de análisis 0%, en 2020, la economía cayó (-)8.5% consecuencia en una gran parte por la pandemia, pero también por la falta de apoyos y malas decisiones económicas, respecto a esto último, hay algunos analistas que consideran que el manejo de la economía durante la pandemia fue muy bueno, argumentan que el país no se endeudó como otros y eso será una fortaleza para las finanzas públicas en el corto y mediano plazo, están equivocados, el nivel de endeudamiento si aumentó y esos recursos fueron utilizados en acciones que nada apoyan a la recuperación sino todo lo contrario, pero ese tema lo abordaré en próximas semanas.

Respecto de la tasa de crecimiento que se espera para este 2021, se ubica para efectos prácticos en 6%, situación que ha provocado que algunos empiezan a alardear diciendo que el tabasqueño si cumple y que incluso se crecerá mucho más del 4% prometido, lo que no entienden es que, esa tasa es producto normal del rebote ocasionado por la reactivación económica, supongamos que partimos de la base de 1000 pesos en 2018, 2019 crecemos 0% por lo tanto volvemos a tener 1000 pesos (sin contar el efecto de la inflación), 2020 caemos (-)8.5% tenemos 915, si en 2021 les concedemos el 6% de crecimiento, tiene que ser sobre los 915 no sobre los 1000, tendremos entonces 969.9, si en 2022 crecemos al tan famoso 4% tendremos 1008.7, punto en el cual estaremos prácticamente igual que en 2018, es decir, de los 6 años de gobierno del morador de palacio, 4 son realmente inexistentes en materia de crecimiento económico.

Antes de la pandemia, la T de cuarta no logro hacer crecer la economía ¿que hace suponer que después de la pandemia si lo lograrán?, ¿cuál es el horizonte que enfrentamos? En estricto sentido, se sabe que lo que se debe hacer es crear el entorno necesario para que la base productiva (empresas) se reactive, ¿se esta haciendo? La respuesta es no y los datos así lo reflejan, de acuerdo con INEGI, si bien hay un crecimiento en el comparativo anual del 42.1% en la inversión fija bruta de abril, se debe partir de que en abril del 2020 el indicador cayó (-)38% por lo que es una tasa engañosa, que debe ser tomada con reserva y en el comparativo mensual hay una caída del (-)0.9%, significa que, aún no hay confianza en invertir y de continuar en ese rumbo, el 4% para 2022 se aleja y provocará que en términos económicos, este sexenio sea una completa pérdida.

A %d blogueros les gusta esto: