Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

La temporalidad de la libertad

Oficialmente nos encontramos en el último mes de este periodo electoral. Estamos a menos de 30 días de elegir el rumbo que nuestro país tomará en los próximos 6 años.

Si bien para muchos, jóvenes en especial, esto se puede percibir como “una elección más”, para un importante sector de nuestra sociedad esta podría ser la última elección democrática que tengamos en muchos años.

Ya en ocasiones anteriores hemos platicado que la democracia es algo que, bajo ninguna circunstancia, se debe dar por hecho. Sin embargo, en esta ocasión pienso que es importante que hablemos de una característica específica de la democracia y necesaria en nuestras vidas que tampoco debemos dar por hecho: la libertad.

La libertad es algo que el ser humano ha intentado garantizar a lo largo de toda su historia. Todos queremos tener la libertad de elegir el tipo de persona que queremos ser, la vida que queremos vivir, nuestra vocación, residencia, etc. En este sentido podríamos decir que, de manera común, asimilamos la libertad con el poder de decidir lo que consideramos que es mejor para nosotros.

La libertad es, de esta manera, un derecho que nos permite autodeterminarnos. Sin embargo, de manera común tendemos a olvidar la responsabilidad que todo derecho implica.

El hecho de que seamos seres sociales que, precisamente, viven en sociedad implica que nuestra libertad no solo tiene ciertos límites, sino que además nos trasciende como individuos. En pocas palabras, la libertad es un derecho personal, con efectos comunitarios.

¿Por qué hago esta reflexión? Precisamente porque estamos por tomar una de las decisiones más importantes para nuestro país en los últimos años. Si bien todos tenemos la libertad de elegir lo que consideramos que es mejor para nosotros, debemos recordar que ese derecho que hoy tenemos, conlleva una gran responsabilidad.

Son muchas las dudas e inquietudes que surgen en un proceso como el que estamos viviendo. Sin embargo, cuando ejercemos nuestra libertad de voto, debemos contemplar que esto no solo se trata de nosotros, sino de todo un país.

Debemos considerar que nuestro voto impacta en nuestra vida, en la de nuestros vecinos, en la de nuestra familia, en aquellos que no pueden votar, como los niños y niñas de nuestro país, y en todo aquel que nos rodea.

No solo estamos decidiendo por nosotros mismos, por lo tanto, no solo debemos pensar en aquello que nos conviene en lo individual, sino que tenemos la responsabilidad de pensar y elegir lo que, consideramos, es mejor y realmente posible y viable para el país en su totalidad.

Recordemos que toda acción tiene una consecuencia, y en este caso, podría tener la consecuencia de no volver a tener la oportunidad de decidir libremente quién queremos que nos gobierne.

Son muchas las personas que nos han querido hacer creer que esta elección ya está decidida, cuando lo cierto es que no hay nada más alejado de ello. Y eso te quieren hacer creer para que renuncies a tu voto o, por el contrario, para que lo entregues de manera despreocupada y sin esperanza, inclusive hasta por una tercera opción que no tiene posibilidad alguna de ganar.

Cuando votas, votas por ti y por todos. Como siempre lo he dicho, tenemos que informarnos, no tomarnos esto a la ligera, fomentar el voto, y siempre procurar la libertad y democracia que hoy tenemos y mañana podríamos perder.

De manera muy particular, estamos ante un escenario en el que la democracia se puede perder, por eso no son una elecciones normales en las que se trata de votar por quien más nos agrade, como normalmente sucede.

No nos tomemos esto a la ligera, realmente no estamos exagerando, son muchos los síntomas que podemos observar en este gobierno que nos señalan que el país está en riesgo, tu libertad está en riesgo, y la democracia está en riesgo. El costo de ignorar está realidad es muy alto.

Si tú como yo, eres una persona que considera que la libertad es uno de nuestros derechos más preciados, y recuerda que cuando se pierde una democracia lo primero que se pierde es la libertad, te invito a que salgas y, más importante, a que convenzas a más personas de salir a votar por ella.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Trabajo en equipo

…hace 12 años, empezaron a haber cambios sociales que confrontaron a estos dos actores. Empezó una tendencia generalizada en la que las madres le delegaban toda la educación de sus hijos a los maestros, exigiéndoles resultados imposibles y además fuera de su área laboral…

Máximo y mínimo

A la pregunta por los principales obstáculos para invertir directamente en México un 24% tiene que ver con el crimen, un 23% con falta de Estado de Derecho, y un 18% con corrupción. Estos tres obstáculos, que se vuelven relevantes cuando hay gobiernos fallidos…

La educación, más allá de las elecciones

Debemos promover una mayor articulación entre la educación superior y la investigación, con un enfoque más orientado a resolver los problemas locales y regionales, y contribuir al desarrollo del país, generando un impacto social más profundo…

Educación inicial y desarrollo neurolingüístico

…la importancia de implementar una educación temprana o inicial para poder revertir los efectos negativos asociados a la pobreza económica de las familias. Entre más temprana se dé esta educación, mayor será el beneficio que tenga en el desarrollo cognitivo de los infantes…

La Abstención a Votar: Un Riesgo para la Democracia Mexicana

…aunque las encuestas puedan dar a una candidata una ventaja sobre la otra, no hay nada escrito. Las encuestas son simples percepciones que no reflejan el sentir real de la totalidad de la población. Por lo tanto, es fundamental que todos votemos para expresar realmente lo que deseamos para los siguientes años…

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *