13 de julio de 2024 12:25 pm
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Adiós a los tories

...permite proyectar fácilmente una victoria arrasadora para los laboristas, cuyo líder Keir Starmer se convertiría en el nuevo inquilino del número 10 de Downing Street, terminando un periodo de 14 años de los tories en el poder...

Avatar de Niels Rosas Valdez

Por Niels Rosas Valdez


Escuchar

Mañana se celebrarán las elecciones generales en el Reino Unido (RU), un evento esperado por muchos británicos cuya confianza y esperanza en los conservadores ha decaído progresivamente desde hace años por múltiples razones. ¿Cuál es el panorama actual de la política en la isla anglosajona? ¿Qué predicción se maneja para estos nuevos comicios?

El sistema parlamentario británico demanda que se celebren elecciones generales cada cinco años. La última vez que se efectuaron fue en 2019, cuando Boris Johnson, del Partido Conservador, venció a Jeremy Corbyn, líder del partido laborista. Aunque obtuvieron una elevada participación, quizá esas elecciones no fueron tan esperadas como las de mañana. Mientras que hace un lustro los británicos salieron a votar para mantener el camino del Brexit, liderado por los tories, se espera que este jueves 04 de julio el electorado vote de manera aplastante por los laboristas.

¿A qué se debe el cambio de partido en el apoyo popular? Desde luego, puede haber varias razones circulando entre los británicos, sin embargo, hay algunas que son centrales y que explican con mayor claridad el panorama electoral en el RU. Tras el referéndum de salida de la Unión Europea, desarrollado el 23 de junio de 2016, muchas personas en la isla anglosajona mantuvieron firmemente su apoyo hacia los conservadores, confiados en que el gobierno de David Cameron, artífice del Brexit, y de sus sucesores les conducirían a buen puerto.

Pero esa esperanza se ha disipado al paso de los años con las erradas decisiones de los conservadores, tanto en los gobiernos, como dentro de su partido. Si bien Cameron impulsó el Brexit, su renuncia tras los resultados del referéndum de 2016 le llevó a renunciar a su cargo momentos después de las votaciones. Este abandono, entre muchas otras interpretaciones, se percibió como un rechazo a la idea de la salida del RU del conglomerado europeo de naciones, mermando al partido conservador.

Theresa May, sucesora de Cameron, intentó en múltiples ocasiones concluir con el proceso de salida con un Brexit suave, pero, a pesar de su esfuerzo y dedicación, su labor no fue recompensada. Fue con Johnson con quien, tras las elecciones generales en 2019, el RU finalmente se desprendió de una vez por todas de la UE. Su competidor, el laborista Corbyn, buscaba revertir los resultados del referéndum de 2016 con uno subsecuente como una estrategia de campaña cuyo impacto no fue el suficiente para obtener los votos de los británicos.

No obstante, hoy en día el panorama ha cambiado y no serán los tories quienes reciban la mayoría de los votos. En la actualidad, muchos comercios, personas y empresas, por mencionar algunos, sean visto afectadas por el Brexit. Eso ha permitido una modificación en la opinión pública en torno a las propuestas y toma de decisiones de los políticos, sobre todo conservadores. Si bien, el pueblo británico fue el que votó aquel 23 de junio de 2016, ahora guarda mucho recelo e inconformidad hacia los tories que propusieron la salida.

Por otro lado, la desconfianza hacia el Partido Conservador se puede identificar con las absurdas acciones de Johnson. Una de las más conocidas y graves que cometió fue durante la pandemia. Su gobierno decretó un confinamiento muy severo, en el que poco se podía salir a las calles. Fue devastador para las personas, tanto en lo físico como en lo emocional. Sin embargo, una investigación mostró posteriormente reuniones entre él, miembros de su gobierno y varios otros tories durante la aplicación de estas medidas sanitarias, situación que enfureció al electorado.

Finalmente, otro punto que ha marcado a los británicos en los últimos años ha sido la economía. Es cierto que durante la pandemia, muchos países sufrieron en el aspecto económico, pero poco a poco se han ido recuperando. Para el RU, esta recuperación ha sido más tardía, además de que se mezcló con una inflación de más del 10%, impulsada en parte por el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania; algo inusitado y no visto desde hacía mucho tiempo en la isla anglosajona.

En este contexto, el descontento de los británicos hacia los conservadores ha crecido desde las elecciones generales de 2019, llegando a un punto culmine, o al menos así lo han mostrado las encuestas. Esto permite proyectar fácilmente una victoria arrasadora para los laboristas, cuyo líder Keir Starmer se convertiría en el nuevo inquilino del número 10 de Downing Street, terminando un periodo de 14 años de los tories en el poder. Ahora, ¿qué cambios se podrían efectuar a partir de la conformación del nuevo gobierno? ¿Qué nuevas políticas domésticas y exteriores se podrían encaminar con el liderazgo laborista en Westminster? Son preguntas centrales para la siguiente edición de esta columna Procesos del Poder.

Artículo originalmente publicado en www.lalupa.mx

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El Comentario del Día TV

Noticias nacionales e Internacionales