Sobre nosotros

Plataforma dedicada a la difusión de columnas de opinión de expertos en diversos temas, desde la situación económica, política y social del país hasta tecnología, el ámbito empresarial y todo lo que sea de interés general.

Nuestras publicaciones son realizadas por distintos colaboradores y cada uno de los artículos refleja exclusivamente las opiniones de sus autores.

8 de diciembre de 2021

Razones contra emociones

...en lugar de proteger a las niñas y, realmente, prevenir la trágica realidad del abuso sexual infantil, se evita toda responsabilidad penal del violador, abusador y/o incestuoso y se le permite repetir la conducta delictiva, una y otra vez, sin consecuencia jurídica alguna...
Vistas: 3480
Tiempo de lectura:2 Minutos, 53 Segundos
ESCUCHAR EL AUDIO
Carla Roel de Hoffmann

Cuando estudié la licenciatura de Derecho, uno de mis profesores nos invitaba a “pensar con la cabeza y no con la entraña”. Lo que mi maestro nos quería decir – aunque de una forma sumamente coloquial y altamente memorable – era que debíamos argumentar usando la razón y no la emoción. Desde que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció, el pasado 7 de septiembre, a la despenalización del aborto, las posturas que escucho y leo, me recuerdan los dichos de mi querido profesor.

En redes sociales he leído “ser provida es donar sangre, donar médula, donar órganos; no forzar a parir a una niña de 12 años que fe violada”; “Tu México próvida tiene el primer lugar MUNDIAL en Abuso sexual infantil”; y frases similares.

Y repito, me recuerdan a mi profesor: los argumentos que están dando en favor del aborto legal tienen su fundamento en la emoción, no en la razón.

Soy parte de la Comunidad Alumbra contra el Abuso Sexual Infantil (http://alumbramx.org), como miembro del Consejo de Early Institute (https://earlyinstitute.org), así que sé el tamaño de el problema del abuso sexual infantil. También sé que hay una comunidad de conocimiento que genera investigación, describe la situación, previene la violencia y ayuda a denunciar. Sé, que las víctimas son tanto niños como niñas, pero como estamos hablando de aborto, me voy a referir a las chiquitas que sufren este delito. La violencia sexual no solo se reduce al acto sexual en sí, sino también incluye el revictimizar a las niñas al llevarlas a abortar y regresarlas al entorno en donde sufrió el abuso. Como lo dije hace unas semanas, en lugar de proteger a las niñas y, realmente, prevenir la trágica realidad del abuso sexual infantil, se evita toda responsabilidad penal del violador, abusador y/o incestuoso y se le permite repetir la conducta delictiva, una y otra vez, sin consecuencia jurídica alguna.

Ahora bien, hablando de “hacer parir niñas de 12 años”, voy a usar argumentos racionales, y me basaré en el reporte que la Secretaría de Salud de la CDMX presentó acerca de la Interrupción Legal del Embarazo, de abril de 2007 al 30 de junio de 2021.

El término Interrupción Legal del Embarazo da para un tratado sobre la manipulación del lenguaje para adormecer la conciencia y presentar como buena una acción que es intrínsecamente mala, pero ese no es el tema que hoy me preocupa.

Regresando al reporte, el gobierno de la Ciudad dice que se han realizado 237,643 abortos durante este periodo. Luego de presentar las unidades médicas en donde se realizaron, presenta el porcentaje de usuarias por grupo de edad. Solo el 0.7% pertenece al grupo de 11 a 14 años de edad y, 4.9% del grupo de 15 a 17 años de edad. Si la calculadora no me falla, el 5.6% de los abortos practicados corresponde a menores de edad, es decir, a posibles víctimas de abuso sexual infantil.

No, no minimizo el tamaño del problema del abuso sexual infantil, tampoco ignoro los números de los embarazos de menores de edad que tiene México. Los datos de ambos son preocupantes y hemos de trabajar para encontrar una solución real, que prevenga las acciones que llevan a esta trágica realidad y proteja a las niñas que sufren una o ambas situaciones. Pero no, siento mucho decirles que la solución no es el aborto.

A %d blogueros les gusta esto: