27 de febrero de 2024 3:10 am
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Comida contra el odio

A pesar de que vivimos en 2022, existen personas que siguen teniendo ideas y actitudes bastante anticuadas. Desde tiempos remotos, las personas que no encajan con ciertos atributos causan escozor: ya sea por origen, raza, religión, política, sexo, sexualidad, estatus socioeconómico, nivel de estudios, peso… Al parecer siempre existe una razón para odiar al que es diferente.

Con el paso de los años, han existido personas que han luchado para dar voz a estas injusticias. Rosa Parks, Martin Luther King, Nelson Mandela, Rigoberta Menchú, y Malala Yousafzai, son algunos activistas que han buscado crear espacios llenos de empatía mostrando que las diferencias no deben separarnos sino enriquecernos. El mundo ya tiene demasiados problemas como para revivir atrocidades como los campos de exterminio, el apartheid o los genocidios tribales.

Una ensalada caprese con albahaca, mozzarella, tomate y un poco de aceite para luchar contra el neonazismo. (Fuente de la imagen: Facebook de CIBO)

Muchos países tienen una sombra histórica de discriminación, y uno de ellos es Italia. Durante la dictadura de Benito Mussolini (1883-1945) que duró aproximadamente 23 años, la exaltación panitaliana, la opresión de las minorías a través del fascismo, y el apoyo al antisemitismo nazi crearon un país que buscaca redimir la raza romana original. 

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, los horrores de los sistemas totalitarios, antidemocráticos y ultranacionalistas buscaron ser paliadas con reformas sociales y políticas que resolvieran los problemas de intolerancia en contra de las minorías. Increíblemente 77 años después, sigue habiendo movimientos neonazis y neofascistas que se manifiestan contra la recepción de refugiados de Medio Oriente y la llegada de inmigrantes provenientes de varios países de África y de Europa del Este.

La pizza margarita es amor, el racismo no. (Fuente de la imagen: Facebook de CIBO)

El miedo a que “los italianos de verdad” se diluyan entre extranjeros indeseados crea un odio que se manifiesta en graffiti con símbolos de esvásticas, cruces celtas y  tortugas de Casapound usados por grupos fascistas y de ultraderecha. Hacer esto en paredes públicas con alta circulación busca crear un sentido de terror que señala que los extraños no son bienvenidos, generando violencia, odio e inseguridad.

¿Cómo se puede luchar con un graffiti así? Con otro graffiti. Pier Paolo Spinazzè (1981) es un artista que usa el street art para luchar contra el odio. Su nombre artístico es CIBO –“comida” en italiano–, y cada que pasea por Verona y ve pintarrajadas racistas, las corrige con hermosos murales inspirados en comida italiana. 

Productos italianos en contra de la discriminación a personas musulmanas. (Fuente de la imagen: Facebook de CIBO)

Su causa empezó en 2018, luego que un grupo ultranacionalista neofascita asesinara a uno de sus compañeros de universidad. Antes ya hacía retratos de comida, pero desde ese incidente, decidió mostrar el lado amable y propositivo de Italia combatiendo el repunte de odio discriminatorio. 

No odies, mejor come una panacotta con coulis de fresa. (Fuente de la imagen: Facebook de CIBO)

Con un sombrero de paja y un collar de salchichas de tela, va esparciendo amor y unidad a través del color y la comida. ¿Quién puede enojarse con una pizza margarita o con un queso mozzarella? Realmente gente sin corazón. Pero, si vuelven a rayar encima de la comida, no hay nada que salsa, albahaca o un pastel más grande no puedan cubrir. 

Una panetone dulce contra la amargura neonazi. (Fuente de la imagen: Facebook de CIBO)

Lo increíble de esta causa, es que la gente que sigue a CIBO en redes sociales le avisa de locaciones de pintadas de odio, lo que ha creado una comunidad que apoya la disolución de ideas retrógradas a través del arte, el sentido del humor y el increíble antojo de productos italianos que abren el apetito.

El arte es mágico porque sensibiliza y crea soluciones propositivas. Iniciativas como ésta demuestran que aunque exista odio y el renacimiento de grupos discriminatorios, siempre hay esperanza para corregir los errores del pasado y crear un presente inclusivo y empático para todos.

La comida es buena, pero el neofascismo da indigestión. (Fuente de la imagen: Facebook de CIBO)

Artículo originalmente publicado en https://signific.art/

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Jorge Olano Lañado

La pérdida del teatro de México

La gente “educada” del medio artístico nos echará la culpa a nosotros, los mortales chilangos, de no estar interesados en la oferta teatral por nuestra falta de cultura artística. Sin embargo, así como en la vida, en el teatro no puede pasar distinto: el cliente siempre tiene la razón…

Leer más »
Arturo Damm Arnal

Más sobre inflación

En términos anuales el precio de la canasta básica alimentaria, en zonas rurales, aumentó 9.4% y en zonas urbanas 8.6%…

Leer más »
Niels Rosas Valdez

30 años de Eslovaquia

Cuando un actor estatal busca la internacionalización, un evento de esta naturaleza puede ser un importante punto de partida para subsecuentes interacciones que alimenten la relación entre dos sociedades…

Leer más »

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *