Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Elecciones estratégicas

Avatar de Niels Rosas Valdez

Por Niels Rosas Valdez


Escuchar

La semana pasada, tras la cumbre de Johannesburgo, los BRICS anunciaron a los países que aceptaron incluir en su grupo. Cabe mencionar que los nuevos seis integrantes son Estados privilegiados al ser seleccionados para colaborar de cerca con las potencias emergentes que conforman este destacado quinteto. ¿Qué implicaciones genera la ampliación del grupo para las relaciones internacionales?

Hace 15 años, cuando se formaron los BRICS, este grupo de países no representaba un bloque de peso en el escenario internacional. Sin embargo, al paso de los años, fue más y más evidente que su presencia, cooperación mutua y desarrollo a ritmo veloz en múltiples facetas podrían crear una incidencia significativa en el globo. No sólo podría modificar el statu quo en materia económica, sino retar el orden político y la gobernanza globales que han sido claramente moldeados desde la perspectiva occidental.

Hoy en día, los BRICS representan el 40 % de la población mundial, el 25 % del producto interno bruto del globo y el 16 % del comercio internacional. Nada mal para un grupo de sólo cinco Estados que hace tres lustros eran considerados países en vías de desarrollo, lejos de competir con las grandes economías mundiales y expoderes imperialistas.

Por si fuera poco, la quinteta de países tiene proyectado un crecimiento económico muy por encima de la mayoría de aquellos en vías de desarrollo. Además, lo integran dos de las economías con mejor proyección global en los siguientes años: India y, aún más, China, que incluso compite en la actualidad con Estados Unidos de América por la hegemonía mundial. Beijing ha aumentado sus conexiones e influencia en varias regiones, dándole más poder de apalancamiento, que también es aprovechado por sus aliados y los BRICS.

Ahora, tras la reciente cumbre en Johannesburgo, se ha anunciado que a partir del 1 de enero de 2024 Arabia Saudí, Argentina, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Etiopía e Irán se integrarán a los BRICS. Sin duda, estos seis Estados son privilegiados, puesto que formarán parte de un grupo selecto de potencias emergentes en el que se encuentran países de una proyección envidiable, incluso para muchos países considerados desarrollados.

Para los países que se integran el beneficio es claro, pero ¿en qué se benefician los BRICS? En primera instancia, el grupo crece y mejora su posición para competir con el llamado G7, que aglomera a varias de las economías más influyentes del mundo. Con la integración, más Estados se alinean a las metas del quinteto de países, restando la influencia que puedan tener los países considerados desarrollados del otro bloque competidor.

Un segundo beneficio, que sin lugar a duda es sustancial, es que los BRICS avanzan en su propósito de respaldar a lo que se conoce como el Sur Global. La integración de estas seis naciones significa arropar a países olvidados, menospreciados e incluso explotados de manera histórica por Occidente. Consecuentemente, esta expansión ilustra el avance en el movimiento consciente de Beijing, Nueva Delhi, Moscú, Brasilia y Pretoria de seguir empujando por un mundo más equilibrado y que rete los lineamientos impuestos por los principales poderes occidentales.

Finalmente, un tercer beneficio es la posibilidad de que los BRICS puedan acceder más fácil a la serie de recursos naturales que poseen estos seis nuevos integrantes. Entre los insumos más buscados destacan el petróleo y el litio, dos energéticos relevantes tanto para la demanda actual de hidrocarburos como para la transición a energías verdes. Por otro lado, la posición geográfica de quienes se unen también es estratégica para el quinteto. Se puede citar el caso de Argentina y su cercanía con Brasil e involucramiento en el Mercosur y, de la misma manera, el caso de Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Etiopía e Irán para la Iniciativa de la Franja y la Ruta que China ha construido.

No hay duda de que la elección de los BRICS en determinar a los nuevos integrantes ha sido de la mayor importancia para el devenir del comercio mundial y garantizar las condiciones necesarias para conseguir una mejor posición en el escenario internacional con respecto a Occidente. En gran medida, se está logrando; es cierto que hay mucho por hacer, pero estos movimientos de Beijing, Nueva Delhi, Moscú, Brasilia y Pretoria apuntan en esa dirección.

Artículo originalmente publicado en www.lalupa.mx

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Mayo mes del deporte

…en el mes de mayo se vieron alegrías, momentos de tension, y tristezas en el mundo del deporte para todos. Ya sea que seas fan de las carreras de automotor o fifas, hubo un poco de todo para los amantes del deporte…

¿Del socialismo al comunismo?

Lo más probable es que tengamos más socialismo, más redistribución gubernamental del ingreso, con expoliados por un lado (a quienes se les cobran impuestos con fines redistributivos), y mantenidos por el otro (los beneficiarios de programas sociales)…

Resultados en Europa

Esta noticia permite continuar con una agenda política muy extensa y completa que cubre diversas áreas cruciales para la UE, como el mercado europeo, el comercio internacional, la regulación…

La semiótica y Orbis pictum

…fue una gran innovación que no hay que dar por sentada: ilustrar sonidos y conceptos con xilografías (una técnica de impresión donde se estampa una imagen tallada en madera) para educar divertidamente es un gran logro…

Hay que prepararse para Trump 2.0

Lo que más preocupa de un nuevo triunfo de Trump, es la orientación que le daría a su gobierno, de acuerdo con sus declaraciones, y que recoge el llamado Project 2025, un documento publicado por…

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *