27 de febrero de 2024 3:03 am
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Voto en el extranjero

Avatar de Alejandra Revilla

Por Alejandra Revilla Cejudo


Escuchar

La expresión pública o secreta de una preferencia ante una opción[1] de acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, es la definición del voto. Próximamente las elecciones generales mexicanas les darán la oportunidad de votar a sus ciudadanos. 

Para mí, querido lector, el voto cuando es referente a la situación política de mi país, se convierte un poco más en una obligación que en una oportunidad. Y es que durante mi crianza mis padres se aseguraron de inculcarme lo que yo defino como responsabilidad cívica. Parte de esa educación socrática me lleva a entender que mi participación política en una sociedad se da por efecto de pertenecer a ella y que el involucrarme activamente no es si no un acto razonable de responsabilidad.

Es por eso por lo que, el pasado mes de mayo, al notar que le quedaban ocho meses de vigencia a mi credencial de elector, empecé la tediosa tarea de renovarla. Para ello necesitaba tres documentos[2]:

  1. Documento certificado que acredite la nacionalidad.
  2. Identificación oficial vigente con fotografía
  3. Comprobante de domicilio

Con estos documentos lo último que faltaba sería sacar una cita en el consulado o embajada correspondiente y realizar el trámite, fácil ¿no? Eso mismo pensé yo, pero querido lector las cosas a veces no salen como uno espera. Tuve la oportunidad de ir a México en verano y tramité mi acta certificada de nacimiento, con este documento y ya de regreso en Ámsterdam, desde agosto intenté agendar una cita en la embajada a través del sistema puesto en marcha por la Secretaría de Relaciones Exteriores. El proceso es bastante sencillo, hay que crear una cuenta, buscar cita en tu país y si la embajada que te corresponde no aparece en la lista, es porque no hay citas disponibles próximamente. Después de varios intentos fallidos, en una llamada telefónica con trabajadores de la embajada se me notifica que cada jueves las embajadas liberan más citas, y debía seguir intentando.

Al principio fue incluso causa de risa entre algunos de los mexicanos que vivimos acá, hasta que sin darnos cuenta las semanas volaron, diciembre se asomó y ninguno conseguíamos cita. Finalmente decidí mandar correos y a falta de respuesta, llamar nuevamente a la embajada para remediar la situación. Después de un par de llamadas donde me redirigían a la página web, conseguí cita el pasado sábado 13 de enero. Acudí puntual, con los documentos necesarios y al final de mi cita, se me notifica que el Instituto Nacional Electoral puede tomar de 3 semanas a 6 meses en expedir el documento. ¿Qué? Quedé sorprendida y devastada. Esto implica que muy probablemente no pueda ejercer mi derecho al voto ya que la fecha límite para registrarse es el 20 de febrero. A pesar de haber iniciado el proceso de renovación en julio.

Con esto quiero contar que siento que mi derecho al voto no se está respetando. Que acatar las normas no proveyó una resolución en tiempos a mi problema. Ya que el sistema no estaba preparado para atender a los mexicanos que residimos en el extranjero porque las citas fueron insuficientes. Esto da a entender que recolectar el voto de los mexicanos que residimos en el extranjero no es una prioridad, y que independientemente del tiempo que uno le dedique termina siendo una batalla perdida. Entiendo que, al residir fuera, no experimentaré de primera mano las consecuencias de cualquier cambio político en el país, pero esto no implica que mi deseo de participar sea menor; ni que mi derecho no deba ser respetado.  

Debo de aclarar que el personal de la embajada en La Haya me ofreció un trato muy amable de principio a fin, pero no puedo evitar tener sentimientos encontrados. Aún no pierdo la esperanza de que mi credencial llegue a tiempo y pueda cumplir con mi obligación, pero si esto no sucede no será a falta de intentarlo.

Si tú, querido lector, te encuentras en territorio nacional y con la oportunidad de votar por favor no lo tomes a la ligera. Habemos a quienes las grietas del sistema nos quitaron ese derecho.

¿Y tú ves el voto como un derecho o una obligación? ¿Qué opinas de esta situación?


[1] Definición de voto de acuerdo a RAE

[2] Medios de identificación para solicitar la credencial para votar en el extranjero (Noviembre 2017), Instituto Nacional Electoral, Comisión Nacional de Vigilancia, https://www.votoextranjero.mx/documents/52001/459207/cnv-so-2017-12-14-anexo1-acuerdo2.pdf/c603b675-1f82-4932-be25-d164c4a55fbd

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Jorge Olano Lañado

La pérdida del teatro de México

La gente “educada” del medio artístico nos echará la culpa a nosotros, los mortales chilangos, de no estar interesados en la oferta teatral por nuestra falta de cultura artística. Sin embargo, así como en la vida, en el teatro no puede pasar distinto: el cliente siempre tiene la razón…

Leer más »
Arturo Damm Arnal

Más sobre inflación

En términos anuales el precio de la canasta básica alimentaria, en zonas rurales, aumentó 9.4% y en zonas urbanas 8.6%…

Leer más »
Niels Rosas Valdez

30 años de Eslovaquia

Cuando un actor estatal busca la internacionalización, un evento de esta naturaleza puede ser un importante punto de partida para subsecuentes interacciones que alimenten la relación entre dos sociedades…

Leer más »

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *