Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Presión por Palestina

Avatar de Niels Rosas Valdez

Por Niels Rosas Valdez


Escuchar

La guerra entre Israel y la Franja de Gaza, que estalló el 7 de octubre del año pasado, sigue siendo la nota de los titulares en múltiples periódicos en todo el globo. No es cosa menor. El conflicto en Medio Oriente no se concentra en un par de beligerantes, sino que incorpora a una lista de diversos actores que participan de manera directa, unos, e indirecta, otros. ¿Qué nos ha enseñado la situación delicada entre ambas partes?

El conflicto bélico actual entre Israel y la Franja de Gaza no es sorpresivo. Conocemos la larga historia entre ambos pueblos, una muy caótica y llena de tensiones. De ahí que en múltiples ocasiones en los últimos años se hayan generado algunos intercambios agresivos entre los dos gobiernos. Sin embargo, la actual guerra es de otra magnitud, una de proporciones considerables, puesto que no sólo intervienen las partes agraviadas, sino que hay detrás varios actores que han incidido directa e indirectamente en el evento en curso.

Para el caso de Israel, el apoyo mundial ha decaído de manera drástica en los últimos años. Mientras que hace no mucho gozaba de respaldo internacional en varias regiones del globo, hoy su soporte se ha reducido prácticamente a Estados Unidos de América (EUA). Pero aun así, la relación entre Washington y Tel Aviv no ha sido la mejor que hayamos observado entre ambas partes. Al contrario, dista mucho de lo que alguna vez fue. Hoy en día, el gobierno de Joe Biden y Benjamin Netanyahu ha presenciado constantes roces por la discrepancia de las posiciones con respecto a la guerra con la Franja de Gaza.

Lo anterior no es menor. A diferencia de Israel, Palestina como tal ha gozado de un mayor apoyo internacional en los últimos años, no sólo del llamado Sur Global, sino también de varios países del Norte Global. Este cambio en el respaldo hacia ambos pueblos resulta muy interesante, puesto que evidencia un mayor grado de reconocimiento a la causa palestina, así como una clara posición política de las sociedades y gobiernos alrededor del mundo.

Más estados hoy en día han criticado la dinámica agresiva y violenta de Tel Aviv hacia los territorios palestinos, e incluso se han pronunciado en favor de Palestina. Este preciso reconocimiento es una de las razones por las que Washington buscado manejar la situación con Israel de manera más cautelosa y sin exabruptos. Ahora que gran parte del apoyo mundial se deposita en la sociedad palestina, no es para nada recomendable para EUA cometer un error en el contexto de la guerra en la Franja de Gaza por cumplir con su alianza con Israel.

Los riesgos para la Casa Blanca son muy elevados. Una acción errada podría traer repercusiones gravísimas en el globo, pero también dentro de EUA. Recordemos que la Franja de Gaza cuenta con el apoyo del mundo árabe, una serie de países con interesantes capacidades militares. Un ejemplo es Irán, que, además de contar con un arsenal sofisticado y de peso en la región, se sospecha que podría albergar armas nucleares. Por si fuera poco, su cercanía con China y, aún más, con Rusia, provoca que Washington deba medir con detenimiento su posible involucramiento en el conflicto en el Medio Oriente.

Por otra parte, un error podría causar estragos para la administración de Biden, quien busca la reelección en noviembre próximo. Ya se han presentado varias manifestaciones en EUA en favor de Palestina y condenando a Israel. Eso evidencia que una porción de los estadounidenses está dispuesta a alzar la voz y exigir un desempeño apropiado para Washington en la crisis en la Franja de Gaza. Es claro que el inquilino de la Casa Blanca debe atender estos pronunciamientos domésticos, puesto que de no hacerlo el apoyo electoral podría caer en las urnas.

A pesar de lo anterior, no queda claro aún el devenir de la guerra entre Israel y la Franja de Gaza. El apoyo mundial hacia ambos se ha revertido, es cierto, pero aún es insuficiente para un respaldo total hacia la sociedad históricamente desprotegida y vulnerable. Al menos, todavía no, pero quizá en el futuro cercano encontremos un entorno de coexistencia pacífica y responsable entre ambos pueblos, esa es la esperanza de muchos.

Artículo originalmente publicado en www.lalupa.mx

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Trabajo en equipo

…hace 12 años, empezaron a haber cambios sociales que confrontaron a estos dos actores. Empezó una tendencia generalizada en la que las madres le delegaban toda la educación de sus hijos a los maestros, exigiéndoles resultados imposibles y además fuera de su área laboral…

Máximo y mínimo

A la pregunta por los principales obstáculos para invertir directamente en México un 24% tiene que ver con el crimen, un 23% con falta de Estado de Derecho, y un 18% con corrupción. Estos tres obstáculos, que se vuelven relevantes cuando hay gobiernos fallidos…

La educación, más allá de las elecciones

Debemos promover una mayor articulación entre la educación superior y la investigación, con un enfoque más orientado a resolver los problemas locales y regionales, y contribuir al desarrollo del país, generando un impacto social más profundo…

Educación inicial y desarrollo neurolingüístico

…la importancia de implementar una educación temprana o inicial para poder revertir los efectos negativos asociados a la pobreza económica de las familias. Entre más temprana se dé esta educación, mayor será el beneficio que tenga en el desarrollo cognitivo de los infantes…

La Abstención a Votar: Un Riesgo para la Democracia Mexicana

…aunque las encuestas puedan dar a una candidata una ventaja sobre la otra, no hay nada escrito. Las encuestas son simples percepciones que no reflejan el sentir real de la totalidad de la población. Por lo tanto, es fundamental que todos votemos para expresar realmente lo que deseamos para los siguientes años…

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *