Sobre nosotros

Plataforma dedicada a la difusión de columnas de opinión de expertos en diversos temas, desde la situación económica, política y social del país hasta tecnología, el ámbito empresarial y todo lo que sea de interés general.

Nuestras publicaciones son realizadas por distintos colaboradores y cada uno de los artículos refleja exclusivamente las opiniones de sus autores.

17 de octubre de 2021

El DESinforme en Donceles

Esta tradición se trasladó a la Ciudad de México, ya que la Constitución de la misma exige que él o la Jefa de Gobierno, presente un informe ante el Congreso de la Ciudad y que él o ella comparezca ante el pleno en Donceles antes del 15 de octubre...
Vistas: 4406
Tiempo de lectura:3 Minutos, 15 Segundos
ESCUCHAR EL AUDIO
Rodrigo Saval Pasquel

El informe de gobierno es una costumbre que comenzó como un monumento al ego. Una dinámica en la que el titular del Ejecutivo, tradicionalmente el Presidente de la República, se daba cita para disfrazar los logros de su gobierno como grandes hazañas, y a su vez, todos sus lacayos le aplaudían y vitoreaban. Con el paso del tiempo, esta práctica se ha regulado para convertirse en un ejercicio de rendición de cuentas. Sin embargo, los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo, y con Morena, la historia se repite.

Esta tradición se trasladó a la Ciudad de México, ya que la Constitución de la misma exige que él o la Jefa de Gobierno, presente un informe ante el Congreso de la Ciudad y que él o ella comparezca ante el pleno en Donceles antes del 15 de octubre. Hay que reconocer que de manera muy puntual y apegándose a la fecha oficial del aniversario de la creación del Congreso Local, Sheinbaum rindió su informe el pasado 17 de septiembre.

En su comparecencia, una frase que le debo de reconocer como verdadera, es que admitió que los últimos 18 meses han sido muy difíciles para la Ciudad y sus habitantes. A esta certeza, le debo de añadir que su trabajo ayudó a percibirlos más lentos. Sin duda alguna no se le puede culpar por que la pandemia haya sucedido, pero sus respuestas fueron tardías, insensibles y politizadas, cuando una crisis requiere de certeza, eficiencia, eficacia, ciencia y decisión.

Si bien admito que el esfuerzo de vacunación fue bien organizado y ejecutado, creo que la carencia de sentido común en decisiones como no cancelar festivales de música, la ausencia de apoyos económicos, y el monopolizar la aplicación de vacunas, costaron miles de vidas humanas, ya que también el tiempo fue el verdugo de muchas personas. En fin, fue tanta la necesidad de reconocimiento en las encuestas, que se dejó a un lado el fin último de gobernar que es buscar el bienestar de todas las personas aunque la popularidad se vea afectada.

Mencionó una recuperación económica, sin embargo, somos una de las entidades con mayor pérdida de empleos y menor creación de los mismos.  Celebró el “fin del cártel inmobiliario”, pero siguen existiendo cambios de uso de suelo con flagrantes violaciones a la ley como sucede en Miguel Hidalgo, y olvidó mencionar la desocupación que ha generado su venganza personal contra el sector de la construcción desde 2018,  tentando a miles de personas que sobrevivían del trabajo en obras, a una vida de crimen.

Presumió la construcción del Cablebús, y aunque intentó destacar un inexistente apoyo a las víctimas de la “tragedia” de la línea 12, en un insulto a la ciudadanía, intentó disfrazar de victoria una ficticia “modernización” del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Un logro que debo de admitir yo festejo, es la creación del banco de agresores a raíz de la aprobación de la Ley Olimpia. Sin embargo, el mérito no es sólo suyo, y en su mayoría es de Olimpia Coral Melo, y de las y los legisladores que la impulsaron.

Cabe destacar que estos eventos no deberían de poner el reflector únicamente sobre ella, sino que deben de servir como evaluaciones para quienes dicen representarnos desde el Legislativo. Y esta no fue la excepción, ya que varios decepcionaron mientras que otros sorprendieron.

De las intervenciones por parte de las y los diputados, destaca que únicamente se reprobó la actuación de la Jefa de Gobierno desde la Asociación Parlamentaria Ciudadana (Movimiento Ciudadano), y desde el grupo parlamentario del PAN. En el PRD, el PRI, y sorpresivamente, el Partido del Trabajo, aunque se reprobaron varias acciones, también se desvivieron aplaudiendo otras. Las intervenciones de la Asociación Parlamentaria “Alianza Verde” (PVEM) y de MORENA únicamente nos confirmaron lo que ya sabíamos: que la historia se puede repetir.

A %d blogueros les gusta esto: