27 de febrero de 2024 4:55 am
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

Round 2: Biden vs. Trump

Avatar de Niels Rosas Valdez

Por Niels Rosas Valdez


Escuchar

Recién, el precandidato del Partido Republicano Ronald DeSantis anunció que abandonaba la contienda para la candidatura a la presidencia de Estados Unidos de América. Fue una noticia inesperada que deja un panorama muy intrigante en la carrera presidencial de nuestro vecino del norte. ¿Qué implicaciones tiene esta situación?

Cuando Donald Trump terminó su periodo presidencial en enero de 2021, aseguró que volvería cuatro años más tarde. Tras la victoria demócrata, arropada por simpatizantes del partido, pero también por detractores del entonces presidente, la fuerza del partido rojo decayó considerablemente. Además de la presidencia, el Senado y la Cámara de Representantes se pintaron de mayoría azul, dándole a Joe Biden un poder que no habían tenido los demócratas desde hacía mucho tiempo. Parecía que el Partido Republicano no volvería a gobernar al país en el corto tiempo.

La esperanza del partido rojo ha sido la misma persona desde hace cuatro años, Trump. Es complicado: muchos militantes y políticos del Partido Republicano lo adoran, pero muchos otros lo identifican como un mal para la agrupación política. Ambos lados tienen sus argumentos. Le ha dado al partido un respiro tras los ocho años de gobierno de Barack Obama y ha permitido el aumento de votos rojos en varios estados del país de las barras y las estrellas.

No obstante, el otro lado de la moneda es complicado. Si bien Trump ha puesto nuevamente en la mira al Partido Republicano, también ha traído malos tragos y severas consecuencias a raíz de los comentarios y graves acciones que ha cometido o alentado a hacer, como lo fue el muy conocido asalto al Capitolio. Por ello, sigue siendo un tema que discutir en el partido del elefante, puesto que para muchos no es el candidato idóneo, pero para otros es un mal necesario para que el grupo político recupere el poder.

En tal contexto, muchos republicanos han apoyado diferentes candidaturas para la presidencia. Si bien, varias figuras del partido han abandonado poco a poco la carrera, otras se mantuvieron e incluso fortalecieron su imagen ante el partido y el electorado. Una de ellas es Nikki Haley, quien, de una baja posición en las preferencias, subió a un segundo lugar con el paso del tiempo. Pero otra ha sido justamente DeSantis.

El gobernador de Florida se ha convertido desde hace meses en el político republicano de mayor auge, tan es así que ha capturado las miradas y reflectores de la militancia y del electorado. Ganar tanta popularidad ha sido un activo, pero también un problema, puesto que significa, invariablemente, tener que competir contra Trump y romper con él en la recta final de la carrera por la candidatura republicana.

Por muchos meses, DeSantis parecía estar decidido a ir por todas para conseguir la candidatura de su partido rumbo a las elecciones presidenciales, pero ahora ha decidido abandonar la contienda. ¿Qué salió mal? O más bien, ¿esa era la estrategia por seguir? Sin el gobernador de Florida, la lista de posibles candidatos republicanos se achica, pero no sólo eso, sino que precandidaturas de menor peso ahora tendrán que verse la cara contra Trump, por lo que ya sabríamos el resultado.

Si Haley se queda con la candidatura republicana tras el abandono de DeSantis –que era la figura más fuerte en la contienda interna–, tendrá que enfrentarse a Biden. ¿Será suficiente para vencer al actual presidente? Con todo y la falta de soluciones en varias cuestiones, seguramente aun así ganaría el actual mandatario. ¿Qué le queda al Partido Republicano? Trump. No hay más, no hay otra alternativa, a menos que de la nada surja una nueva opción.

Así, de un escenario en el que los republicanos estaban borrados, el abandono de DeSantis en la carrera presidencial le entrega la candidatura republicana a Trump. Haley quizá alcance a negociar con el anterior presidente, sinceramente, sería complicado verla como candidata presidencial del Partido Republicano. Por ende, podríamos presenciar un nuevo round entre Biden y Trump en noviembre de este año.

Artículo originalmente publicado en www.lalupa.mx

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Jorge Olano Lañado

La pérdida del teatro de México

La gente “educada” del medio artístico nos echará la culpa a nosotros, los mortales chilangos, de no estar interesados en la oferta teatral por nuestra falta de cultura artística. Sin embargo, así como en la vida, en el teatro no puede pasar distinto: el cliente siempre tiene la razón…

Leer más »
Arturo Damm Arnal

Más sobre inflación

En términos anuales el precio de la canasta básica alimentaria, en zonas rurales, aumentó 9.4% y en zonas urbanas 8.6%…

Leer más »
Niels Rosas Valdez

30 años de Eslovaquia

Cuando un actor estatal busca la internacionalización, un evento de esta naturaleza puede ser un importante punto de partida para subsecuentes interacciones que alimenten la relación entre dos sociedades…

Leer más »

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *