22 de abril de 2024 6:51 pm
OPINIÓN

Round 2: Biden vs. Trump

Avatar de Niels Rosas Valdez

Por Niels Rosas Valdez


Escuchar

Recién, el precandidato del Partido Republicano Ronald DeSantis anunció que abandonaba la contienda para la candidatura a la presidencia de Estados Unidos de América. Fue una noticia inesperada que deja un panorama muy intrigante en la carrera presidencial de nuestro vecino del norte. ¿Qué implicaciones tiene esta situación?

Cuando Donald Trump terminó su periodo presidencial en enero de 2021, aseguró que volvería cuatro años más tarde. Tras la victoria demócrata, arropada por simpatizantes del partido, pero también por detractores del entonces presidente, la fuerza del partido rojo decayó considerablemente. Además de la presidencia, el Senado y la Cámara de Representantes se pintaron de mayoría azul, dándole a Joe Biden un poder que no habían tenido los demócratas desde hacía mucho tiempo. Parecía que el Partido Republicano no volvería a gobernar al país en el corto tiempo.

La esperanza del partido rojo ha sido la misma persona desde hace cuatro años, Trump. Es complicado: muchos militantes y políticos del Partido Republicano lo adoran, pero muchos otros lo identifican como un mal para la agrupación política. Ambos lados tienen sus argumentos. Le ha dado al partido un respiro tras los ocho años de gobierno de Barack Obama y ha permitido el aumento de votos rojos en varios estados del país de las barras y las estrellas.

No obstante, el otro lado de la moneda es complicado. Si bien Trump ha puesto nuevamente en la mira al Partido Republicano, también ha traído malos tragos y severas consecuencias a raíz de los comentarios y graves acciones que ha cometido o alentado a hacer, como lo fue el muy conocido asalto al Capitolio. Por ello, sigue siendo un tema que discutir en el partido del elefante, puesto que para muchos no es el candidato idóneo, pero para otros es un mal necesario para que el grupo político recupere el poder.

En tal contexto, muchos republicanos han apoyado diferentes candidaturas para la presidencia. Si bien, varias figuras del partido han abandonado poco a poco la carrera, otras se mantuvieron e incluso fortalecieron su imagen ante el partido y el electorado. Una de ellas es Nikki Haley, quien, de una baja posición en las preferencias, subió a un segundo lugar con el paso del tiempo. Pero otra ha sido justamente DeSantis.

El gobernador de Florida se ha convertido desde hace meses en el político republicano de mayor auge, tan es así que ha capturado las miradas y reflectores de la militancia y del electorado. Ganar tanta popularidad ha sido un activo, pero también un problema, puesto que significa, invariablemente, tener que competir contra Trump y romper con él en la recta final de la carrera por la candidatura republicana.

Por muchos meses, DeSantis parecía estar decidido a ir por todas para conseguir la candidatura de su partido rumbo a las elecciones presidenciales, pero ahora ha decidido abandonar la contienda. ¿Qué salió mal? O más bien, ¿esa era la estrategia por seguir? Sin el gobernador de Florida, la lista de posibles candidatos republicanos se achica, pero no sólo eso, sino que precandidaturas de menor peso ahora tendrán que verse la cara contra Trump, por lo que ya sabríamos el resultado.

Si Haley se queda con la candidatura republicana tras el abandono de DeSantis –que era la figura más fuerte en la contienda interna–, tendrá que enfrentarse a Biden. ¿Será suficiente para vencer al actual presidente? Con todo y la falta de soluciones en varias cuestiones, seguramente aun así ganaría el actual mandatario. ¿Qué le queda al Partido Republicano? Trump. No hay más, no hay otra alternativa, a menos que de la nada surja una nueva opción.

Así, de un escenario en el que los republicanos estaban borrados, el abandono de DeSantis en la carrera presidencial le entrega la candidatura republicana a Trump. Haley quizá alcance a negociar con el anterior presidente, sinceramente, sería complicado verla como candidata presidencial del Partido Republicano. Por ende, podríamos presenciar un nuevo round entre Biden y Trump en noviembre de este año.

Artículo originalmente publicado en www.lalupa.mx

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

¿Estado de derecho? ¿fuero? | Coyuntura económica y algo más

La realidad del gobierno actual está marcada por la impunidad y el favoritismo, donde la justicia es un lujo reservado para unos pocos. La distancia entre la retórica y la acción se amplía en un contexto donde los privilegios son producto de la corrupción y, por supuesto, tienen un impacto directo en la economía…

Del consumo

El fin de la economía debe ser el bienestar, que debe ser el resultado de la generación personal de ingreso, no de la redistribución gubernamental del mismo, que divide a la sociedad en expoliados, por un lado, y mantenidos, por el otro…

Matrícula y escolaridad en México

Es necesario implementar políticas públicas orientadas, no solo a incrementar la cobertura escolar en todos los estados y niveles educativos, sino también asegurar que la mayoría de los alumnos logren cumplir sus trayectorias escolares en tiempo y forma…

¿Incongruencia o impulso?

…hay muchos Estados en pleno siglo XXI que no reconocen los mismos DDHH tanto para hombres como para mujeres. Uno de ellos es el Reino de Arabia Saudí, país al que recién se eligió para liderar la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en la ONU. La intención central de este espacio es promover la equidad de género y…

Asignaturas pendientes: Sector salud

…la salud de la población no puede ser sacrificada en aras de intereses políticos o económicos. Es responsabilidad del gobierno garantizar el derecho fundamental a la salud para todos los mexicanos, y esto solo se logrará mediante una verdadera voluntad política…

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *