13 de julio de 2024 12:29 pm
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
OPINIÓN

La imagen de México en Washington

...Aunque Estados Unidos ya no sea el poder hegemónico de otros años, su influencia sobre nuestro país es algo que este gobierno parece olvidar...

Avatar de Jorge Molina Larrondo

Por Jorge Molina Larrondo


Escuchar

Resulta paradójico que, mientras la relación comercial de México con Estados Unidos se ha vuelto más estrecha, desplazado a China y Canadá como los principales proveedores de la economía estadounidense, la relación política entre ambas naciones se ha desgastado a un nivel impensable. Esta es una situación que ha destacado en las últimas semanas, cuando en ambas naciones se llevan a cabo las campañas presidenciales para las elecciones que determinarán quienes serán los próximos líderes de los dos países.

Donald Trump ha posicionado el control de la frontera entre México y Estados Unidos como el principal problema para la mayoría de los votantes de ese país, definiéndola como una crisis generada por la incompetencia de Biden y que se puede remediar con la implementación de políticas mucho más duras que las que estuvieron en vigor durante su gobierno. Y de la misma manera que en las campañas del 2016 y 2020, México vuelve a ser el gran enemigo de Estados Unidos, al ser el origen de los miles de migrantes que todos los días buscan ingresar a territorio estadounidense, entre los que se encuentran terroristas, asesinos, etc., y de donde proviene el fentanilo que está matando a miles de ciudadanos de ese país.

Además, existen dos factores que ayudan a promover los mensajes de Trump: la profunda división en ambas cámaras del congreso estadounidense, donde los republicanos tienen una ligera mayoría (218-213) en la Cámara de Representantes, mientras que el senado está dividido prácticamente a la mitad (48 demócratas y 3 independientes por 49 republicanos) y; la falta de alguien que hable en favor del gobierno mexicano en el Capitolio. Y de acuerdo con las encuestas, es difícil que cambie la composición del congreso durante los próximos cuatro años, manteniendo los republicanos el control al menos de una de las dos cámaras.

Este miércoles 17 de abril, el Procurador General de Estados Unidos, Merrick Garland, y la Representante Comercial de ese país, Katherine Tai, comparecieron ante diferentes comités del senado y en ambos casos, la relación con México fue analizada a fondo. En el caso de la comparecencia de la embajadora Tai ante el Comité de Finanzas, puede leer los detalles en mi entrega anterior.

El objetivo de la comparecencia del procurador Garland ante el Comité de Asignaciones Presupuestales era defender la solicitud por 38,000 millones de dólares para el presupuesto del Departamento de Justicia para el año fiscal 2025, que inicia este 1º de octubre. Esto representa un 3% de aumento respecto al del 2024, ahora que el congreso enfrenta la necesidad de restringir aumentos presupuestales para ayudar a mantener el control de la inflación, aunque una parte muy importante de dicho presupuesto estaría destinada a diversas actividades en la frontera.

En esta comparecencia, el senador demócrata por Virginia Occidental, Joe Manchin, le preguntó al procurador Garland si es posible que la membresía de México al TMEC dependa de la colaboración que ofrezca el gobierno de López Obrador para frenar a los inmigrantes y al fentanilo, porque, de acuerdo con Manchin, el gobierno mexicano pudiera hacer mucho más para ayudar a reducir la gravedad de estos problemas. Garland le contestó que la embajadora Tai es la persona que tiene que responder esta pregunta. El senador republicano de Luisiana, John Kennedy, hizo un comentario similar, sugiriendo que mientras no mejore la cooperación de México en temas fronterizos, se apliquen aranceles a nuestros productos, pues no queda claro si López Obrador es amigo de los Estados Unidos o si ha hecho todo lo que pudiera hacer contra los cárteles.

La senadora republicana de Virginia Occidental, Shelly Capito, comentó su visita con una delegación de diez congresistas a Palacio Nacional, en marzo del 2023, en la que dijo no lograron que López Obrador se comprometiera a tratar de reducir el tráfico de fentanilo hacia Estados Unidos. Garland le contestó que entonces entendería su frustración luego de tres viajes a la ciudad de México, y otros tantos de sus colaboradores más cercanos, sin lograr compromisos importantes.

López Obrador sabe que el control de la frontera es el tema que le ha permitido tener una relación inusual con Biden. ¿Qué pasará cuando Washington empiece a implementar el presupuesto aprobado en marzo que permite desplegar mayores recursos sobre la frontera? Aunque Estados Unidos ya no sea el poder hegemónico de otros años, su influencia sobre nuestro país es algo que este gobierno parece olvidar.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Más Columnas de opinión

Noticias de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El Comentario del Día TV

Noticias nacionales e Internacionales